El legado de China

La grandiosidad de su cultura no ha sido igualada en extensión o duración por ningún otro foco civilizador.
Son bien conocidos los trascendentales inventos chinos de la pólvora (s. IX d.C.); el papel (siglo II a.C.); la imprenta (s. VIII d.C.); la brújula (s. IV a.C.)...
Asimismo debemos al genio chino la invención de la cartografía cuantitativa (s. II d.C.); el descubrimiento del viento solar (s. VI d.C.); la técnica de fundición (s. IV a.C.),...
Existen testimonios textuales que demuestran que en el siglo II a.C. los chinos ya aceptaban totalmente la teoría de la circulación de la sangre. Los ritmos circadianos del cuerpo humano fueron descubiertos en el siglo II a.C. China se anticipó a la bioquímica moderna hasta tal punto que ya en el siglo II a.C. podían aislar las hormonas sexuales y pituitarias de la orina humana para aplicarlas a la medicina. En el siglo VII d.C. empleaban la hormona tiroidea para curar el bocio.
El sistema decimal, que constituye el núcleo de la ciencia moderna, tuvo origen en China (s. XIV a.C.). Se sabe también que fueron los chinos quienes inventaron el espacio en blanco dedicado al cero.